ediciones workshop19                                                                           Elija su idioma »

 

TALLER TUNECINO DE CREACIóN

 

Noticias
Jueves Octubre 18, 2018

04
May 2014
PDF
Imprimir
Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

Fahmy Howeidy
Traducid
o por  María Piedad Ossaba, Editado por Fausto Giudice

Cerca de 16.000 presos políticos egipcios encarcelados tras el derrocamiento por los militares del presidente Morsi el 3 de julio de 2013, realizaron una huelga de hambre de 24 horas, el jueves 24 de abril, para llamar la atención de los egipcios sobre su situación. La mayoría de ellos no han sido acusados. A continuación lo que escribe al respecto el famoso columnista egipcio Fahmy Howeidy, un veterano de la prensa escrita.

 
He recibido en mi buzón de correo electrónico, un comunicado firmado por los detenidos en Egipto. Este contiene algunas informaciones valiosas que les entrego tal cual, ya que me fue imposible verificarlas con otras fuentes.
 
Las redes sociales y ONG independientes ya realizaron muchos esfuerzos para documentar las cifras de detenidos y establecer listas de los muertos. Pero este comunicado contiene nuevos elementos para mí, porque detalla las categorías a las cuales pertenecen los reclusos.
 
Por primera vez, podemos tener una clasificación de las personas detenidas entre el 3 de julio de 2013 y el 31 de enero de 2014, cuyo número se estima en más de 20.000
 
He aquí algunos detalles indicados en el comunicado. Entre los detenidos hay 1232 médicos, 2574 arquitectos, 124 profesores universitarios e investigadores, 1463 diplomados y 3879 estudiantes de la Universidad islámica de Al-Azhar, 704 mujeres y 689 niños. 21 prisioneros murieron bajo tortura, 618 presos sufren de enfermedades graves y 53 niños tienen paperas. El resto de los detenidos pertenecen a diversas profesiones del sector privado o son funcionarios.
 
Los signatarios del comunicado anuncian que desencadenan una huelga general contra su detención, los malos tratos y la tortura polimorfa que están sufriendo en prisión. Y por último, el comunicado es firmado en nombre de los detenidos, distribuidos en las 11 prisiones siguientes: Borg el-Arab (Alejandría), Hadra (Alejandría), Damanhour, Abu Zaabal, Wadi Natrun, Tora (el Cairo), Jimsa, El Akrab, Fayum, Assiut, Wadi al-Yadid.
 
No tengo por el momento ningún medio de verificar ni la validez de estas informaciones, ni de las circunstancias de su difusión. Ya que la mayoría de los detenidos han sido encarcelados durante y después de la represión de los sit-in de agosto del año pasado. Me pareció necesario transmitir esta información a los centros independientes de derechos humanos -más neutrales e íntegros. En ausencia de información sobre el origen y las circunstancias de la publicación de esta declaración sólo podemos hacer deducciones.
 
La opinión pública ha olvidado por completo la situación de estos presos. Los medios de comunicación, los activistas y algunos políticos,  efectivamente se centraron en las personas detenidas en virtud de la ley que prohíbe las manifestaciones, sobre todo con ocasión del tercer aniversario de la Revolución del 25 de enero, pero nadie habla de aquellos que fueron encarcelados antes de esa fecha. Y cuando hablamos, es sólo de vez en cuando, o cuando un evento causa una gran conmoción, como la condena a muerte de 528 personas acusadas de haber matado agentes de policía. Es el único evento que causó revuelo, también fuera de Egipto. Se ha convertido en una regla: los medios solo hablan de los activistas conocidos, pero nunca de los miles de anónimos que languidecen en la cárcel, es comprensible entonces que se quejen de la injusticia sufrida.
 
La situación de las familias de los mártires es considerablemente peor que la de los presos. El número de mártires [desde el derrocamiento de Morsi, NdT] se estima en más de 3000 personas. Estas familias han visto sus vidas destruidas, carecen de recursos, sus miembros están dispersos, a menudo se han visto obligados a abandonar sus casas ya que no pueden pagar el alquiler. Los niños ya no van a la escuela. Los heridos - no menos de 16.000, según estimaciones - están en una situación grave, porque la mayoría de ellos no pueden pagar tratamientos médicos en el sector privado; y si van al sector público, arriesgan ser arrestados en base a las informaciones proporcionadas por el hospital a la policía. 
 
A su vez, el Presidente interino, Adli Mansour, hizo un llamamiento para resolver el problema de los detenidos y liberar a aquellos que no habían sido acusados por un cierto tipo de actos de violencia. Cuando los medios de comunicación publicaron esta información en enero, era normal que los detenidos esperaran ser puestos en libertad más tarde o más temprano, al menos una parte de ellos. Pero esta declaración se quedó en palabras vanas Nadie fue liberado en los 3 meses que siguieron al llamado del Presidente. Es entonces comprensible que los detenidos comiencen a sonar la alarma y a dar voces para recordar la situación de olvido en que se encuentran.
 
Comúnmente se estima que la vida política egipcia permanecerá desactivada hasta después de las elecciones presidenciales, las cuales se supone se realizarán en junio próximo, y que serán seguidas por las elecciones parlamentarias. La vida política continuará estancada por lo menos hasta el año nuevo. Lo que significa para los detenidos que su reclusión se prologará. Este estado de cosas explica el hecho de que los reclusos pretendan llamar la atención sobre su suerte antes de que el país sea atrapado en el torbellino electoral.
 
Cualquiera que sea su perfil, este llamamiento es un intento de la gente tras las rejas, de apelar a las conciencias libres y a todos los que se preocupan por los derechos humanos. Aquellos que no han sido, ni procesados ni condenados por actos de violencia armada, merecen recobrar la libertad. Es obvio que la reivindiquen.
 
 

Manifestación de feministas autónomas ante la embajada de Egipto en París el 30 de abril
contra las condenas a muerte de los Hermanos Musulmanes.
En el pecho de Amina (izquierda): "No a condenas a muerte, ni siquiera para los hermanos musulmanes"; en inglés: "Justicia real para nuestros enemigos"; en francés "Condenamos la pena de muerte"

 

Mots-clé:Egipto  Presos políticos  Huelga de hambre  Golpe de Estado  Hermanos Musulmanes  Cárceles  

Share
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

calendrier W19

October 2018
S M T W T F S
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Recevez nos actualités

Statistics

Usuarios registrados : 4
Contenido : 84
Enlaces : 6
Clics de vista de contenido : 1746482

défaut de fabrication

pile livres